Los olvidados

Algunos habitantes de calle se ubican en la carrera 4 con calle 10 a consumir drogas y otros pernoctan. Al menos el 87% de las personas de la calle tiene algún tipo de vicio, siendo el más común el basuco.

Zona Crítica
Tamaño Letra
  • Font Size
Entre un nuevo Boro esparcido en el Centro Histórico, El Rodadero, Taganga y la zona aledaña a la desembocadura del río Manzanares, son los lugares donde más se concentran los habitantes de calle.


El fenómeno en Playa Los Cocos, está plenamente identificado por las autoridades, algunos habitantes de calle llegan a pasar la noche en el lugar.

Desde hace casi cuatro años se escuchó en la opinión pública de la ciudad, la intervención del sector de  El Boro, muy cerca al puerto de Santa Marta, calle que se convirtió en refugio de los habitantes de la calle, donde precisamente abunda el consumo de sustancias ilícitas y es el lecho para pasar la noche.

En el 2013, intervino la Presidencia de la República y la Alcaldía para la recuperación del espacio de la calle 8 con carrera 4, al sur de la ciudad y en ella hicieron una campaña de prevención al no consumo de drogas, con las dependencias que están ligadas al servicio de la recuperación social de los habitantes de calle, como los son los centros de rehabilitación e IPS que prestan servicios de atención médica.



 La focalización

Con la intervención de El Boro, los habitantes de calle se trasladaron casi permanentemente a las vías de la ciudad, haciéndose más visibles. Los samarios y visitantes han podido observar en distintos sectores del Distrito, la presencia de estos ‘hijos de la calle’ transitar, pidiendo limosna o simplemente durmiendo en bancas de los parques y algunos de ellos consumiendo drogas como el basuco.

Bajo el periodo de administración de hace cuatro años, a través de la Secretaría de Gobierno se creó un  enlace de habitantes de la calle, que hoy en día se encuentra bajo el liderazgo de Luís Martínez Tejeda; en ese entonces iniciaron un trabajo de focalización para hacer un censo sobre la situación de estos seres, y según el enlace, en el Centro Histórico, El Rodadero, Gaira, Mercado, Los Cocos, son los lugares donde se concentra este gremio minoritario y que se teme que pueda ir en aumento. Martínez Tejeda también comentó que por la cadena de restaurantes que hay y  el sector comercial, facilitan que estos olivados por la sociedad hagan prácticas de mendicidad.


La cifra y estadísticas

Desde el 2013 hasta el 2016, el enlace maneja unas referencias sobre la población habitante de calle, cabe resaltar que en el último censo, este  programa coordinado por la Secretaría de Gobierno Distrital, realizó una encuesta y caracterización de este gremio e hicieron un barrido en: El Rodadero, Taganga, y la Zona aledaña a la desembocadura del río Manzanares, el cual registraron 98 habitantes de calle y más del 80% son hombres.

El consumo de drogas es el común denominador entre esta población, según reportó el estudio de unos estudiantes de la Universidad del Magdalena, junto con el antropólogo Luis Martínez, al menos el 87% de las personas de la calle tiene algún tipo de vicio, siendo el más común el basuco, como otra parte de la población admitió que no lo hace.

Según Luis Martínez, manifestó que uno de los lugares donde más consumen drogas es en El Boro y que las razones que los ha llevado a habitar la calle ha sido por el desplazamiento. 
.be">

El microtráfico

Según las autoridades, es un tema que luchan día a día para diezmar esta modalidad delictiva, el líder del enlace manifestó que mientras existan estos expendedores, no va a mejorar esta problemática de salud mental, como es la adicción a las drogas. Según el líder, existen leyes vigentes con los pronunciamientos de la Corte Constitucional, el cual dice que no se les puede obligar a tomar ningún tipo de tratamiento y mucho menos internarlos en centros de rehabilitación.

Políticas públicas

La secretaría de Gobierno expresa que la habitabilidad en calle no se constituye ni un delito ni una contravención, por esta razón hay que respetar el derecho a la libre movilidad que tienen estas personas de transitar por la ciudad.

El Secretario de Gobierno, en concordancia con el programa habitantes de calle, ha venido realizando la implementación de la política pública que se encuentra bajo el lineamiento de la ley 1641 del 2013, el cual es obligación de todos los entes territoriales tenerla y según Martínez Tejeda, esta ciudad es pionera en ejecutarla en todo el caribe colombiano.

La norma

El Congreso de la República decretó la Ley 1641 de 2013 que tiene por objeto establecer los lineamientos generales para la formulación de la política pública social para habitantes de la calle, dirigidos a garantizar, promocionar, proteger y restablecer los derechos de estas personas, con el propósito de lograr su atención integral, rehabilitación e inclusión social.

No quieren rehabilitarse

En su gran mayoría, los HC han pasado por instituciones que prestan servicios clínicos para tratar temas de ansiedad, psicológicos y ofrecen grupos de autoayuda, pero según el enlace, ellos no quieren rehabilitarse, señalan que el problema es crítico con ausencia de voluntad. “Podemos hacer 20 centros clínicos, contactarlos con sus familiares, hacer grupos de autoayuda y la necesidad de cambiar depende del HC”.  

“Al margen de la droga no es fácil, el programa del enlace se encuentra en la lucha de obtener un producto como resultado de esa implementación de la policita pública, que es una resocialización para los habitantes de la calle y que uno de ellos pueda tener una reconciliación a nivel social”, dijo Martínez Tejeda.


Más Noticias de esta sección

Publicidad