“Como el hijo de menos mae, así esta Taganga”: José Cantillo

Zona Crítica
Tamaño Letra
  • Font Size
Tres años después de haber sido demolido para su adecuación y remodelación, el Centro de Salud de Taganga aún no ha sido terminado; este fue contratado entre octubre de 2014 y enero de 2015, a través de la ESE Alejandro Próspero Reverend, por 6.537 millones de pesos.



Desalentador panorama en el que se encuentran los tagangueros por la falta de interés que el Gobierno Distrital muestra frente al problema de salud.

En medio de polvorientas calles, en un corregimiento turístico, que no tiene agua potable, sin un  sistema de alcantarillado, viven los tagangueros aún de la pesca y de la visita de uno que otro turista, los que llegan cada vez con menos frecuencia por la silenciosa ola de inseguridad que se ha desatado.

Con cámara en mano y el inclemente sol de un pueblo donde ya ni la brisa hace presencia, comienza una labor periodística, donde en diálogos con la comunidad se busca conocer de viva voz, el problema que estos enfrentan en el tema de la salud.

Negligencia, corrupción, falta de planificación o cualquiera que sea el motivo por el cual el Centro de Salud que se empezó hace 3 años aún sigue sin ser terminado, ha desencadenado una serie de problemas de salud grave en la comunidad, quienes no tienen a donde ser atendidos.  


Comienza la crisis

Los tagangueros son una comunidad pacifica, descendientes de indígenas y pescadores por tradición. En las últimas décadas y gracias a sus atractivas playas, comenzó a promocionarse como un lugar para turistas, especialmente extranjeros, fue así como personas de todas partes del mundo comenzaron a comprar y construir hostales, hoteles, restaurantes y bares en el corregimiento de Taganga.

Del 2010 al 2014 fue la mejor época en crecimiento económico para los comerciantes del lugar, pero la ola de inseguridad fue poco a poco convirtiendo el destino en un sitio peligroso, acabando así con el medio de sustento de cientos de familias y el cierre de varios establecimientos.

En ese 2014 comenzó para los moradores el peor de los acontecimientos “Nos podemos quedar sin turistas, pero no sin salud, acá las mujeres embarazadas, un herido o un enfermo no tiene a donde atenderse”, así lo aseguró José Cantillo, líder innato del pueblo.



Los oídos sordos

La comunidad de Taganga a través de la veeduría ciudadana ha realizado diferentes peticiones agotando los recursos, buscando la reivindicación del derecho a la salud. “No son inventos de nosotros, está consagrado en la Constitución Política, la que parece que los dirigentes desconocen, porque no la cumplen”, Cantillo.

Tagangueros se han sentado a dialogar con los diferentes miembros del gabinete distrital, intentado que se cumpla la entrega del nuevo centro de salud, el que según la valla será finalmente inaugurado y puesto al servicio el 31 de diciembre de 2017; sin embargo se siguen presentando retrasos; por lo que la comunidad sigue clamando ser escuchada.



Los mismos, con otro nombre

Los avances de la obra, del nuevo centro de salud de Taganga van a menos de media marcha, el equipo de EL INFORMADOR visitó la obra para constatar la denuncia de la comunidad, de la cual las imágenes hablan por sí solas.

El nuevo contrato de los centros de salud fue adjudicado al mismo contratista inicial, pero con otra razón social. La Unión Temporal Construyendo Salud Santa Marta 2016, cuyo representante legal es Jesús Navarro Brito, está integrada por Construcciones e inversiones Kamana SAS, que tiene el 70 por ciento, y Gestión y Proyectos Construcciones Group, que tiene el 30 por ciento; es por ello que la comunidad considera que es una burla que sean los mismo que habían incumplido quienes estén terminando una obra.



De lo transitorio

 a lo fatídico

Mientras culmina la ejecución del centro de salud, los usuarios son atendidos en centros provisionales, donde la queja generalizada es que en las urgencias no hay insumos. Para que los atiendan deben comprar desde jeringas hasta medicamentos, tampoco se cuenta con un médico de planta, ni mucho menos de un especialista. 

Además, en Taganga que está alejada de los centros asistenciales de Santa Marta, no cuentan con ambulancias y en ocasiones los pacientes tienen que ser trasladados en taxis o vehículos particulares.

20zona1
20zona1
20zona2
20zona2
20zona3
20zona3
20zona4
20zona4
20zona5
20zona5
Previous Next Play Pause


“Lo peor no es que no tengamos aun el nuevo centro de salud, sino que llevamos más de dos años con uno provisional que se supone solo atiende urgencias, pero que no tiene la infraestructura física necesaria para suplir una urgencia”, Cantillo.

EL INFORMADOR ya había denunciado la problemática que en el tema de la salud la comunidad enfrenta, a quienes desde hace tiempo le quitaron la ambulancia que anteriormente tenían, sin tenerse en cuenta que a quince minutos en carro se encuentra Taganga, un pueblito típico de pescadores donde es posible observar el ritual de pesca de los nativos que construyen sus propias canoas y utilizan con magia la atarraya, pero que viven en precarias condiciones.

Competencia de los

bolivarianos

Para terminar de agravar la situación, Taganga será escenario en donde se disputarán  competencias deportivas tales como el remo y canotaje. Lugareños se hacen el mismo interrogante que gaireros, ¿a dónde piensan atender una urgencia, si esta llegase a presentarse, si en centro de salud transitorio ni algodón tienen? 

Por: Vicky Cianci
Redacción EL INFORMADOR

Más Noticias de esta sección

Publicidad