Guardiola, Aparicio y Zambrano, en los 400 metros

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Camilo Blanco Jiménez

Alberto Camilo Blanco Jiménez

Columna: Al blanco con blanco 

e-mail: albertocamiloblanco@gmail.com
Zadoc Guardiola apareció con zancada de vencedor en las pistas nacionales en 1952, en un campeonato celebrado en la Capital de la República donde ganó de manera sobrada en los 400 mts.
Planos, en un tiempo récord en ese entonces, en el deporte base de nuestro país al paralizar el cronómetro en 50,4 segundos. Más tarde inscribió su nombre en los libros históricos del atletismo colombiano, tras derrotar al imbatible Jaime Aparicio en 1955, con un tiempo de 48,7 seg. Su velocidad lo llevó a traspasar fronteras al adjudicarse el título de la posta larga junto a Jaime Aparicio, Carlos Sierra y Antonio Vanegas en el suramericano de Chile en 1956. Con estos impresionantes registros podría aspirar a una medalla olímpica sin despeinarse, pero infortunadamente en la pista, paralelo a sus excelsas virtudes deportivas, corría el placer hedónico, el cual terminó ganándole más temprano que tarde la batalla en su camino existencial, al momento de sacarlo del Atletismo altamente competitivo, justamente en el cénit de su fulgurante carrera deportiva. Sin embargo, en su prematuro retiro, hizo historia en el atletismo nacional y continental, este superdotado atleta hijo del barrio “La tenería”, donde nació en 1930 y dejo de existir el 16 de julio de 1980.

Otro gran atleta de su tiempo fue el caleño Jaime Aparicio, quien tenía los mejores registros en los 400 metros en las pistas colombianas y suramericanas que le habían permitido participar en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948. Entonces, en la década del 50, la supremacía por ejemplo en los 400 metros, indudablemente la libraban Aparicio Y Guardiola. En los juegos olímpicos de Helsinki en 1952, nuestro país no participó, pero si en 1956 en Melbourne (Australia), donde Jaime Aparicio fue el abanderado de la delegación de este País. Constancia y disciplina eran el lema del atleta caleño, mientras que Zadoc, a pesar de tener unas extraordinarias condiciones físicas, con 1. 95 de estatura y una prodigiosa zancada, la indisciplina lo privó de estar en unos juegos olímpicos y de darle medalla a Colombia, porque no asumió esta actividad como una profesión, sin embargo, en su fugaz desempeño por el deporte base hizo historia el orgullo de “La Tenería”.

El atletismo obtuvo medalla en los 400 metros, primera y única vez, con Ximena Restrepo, en los juegos olímpicos de Barcelona 92, donde alcanzó bronce, de ahí en adelante no ha figurado en esta modalidad, hasta la presente, cuando Anthony Zambrano, se perfila como medallista olímpico, en Japón 2020, tras conquistar la plata en el mundial de atletismo en Doha (Catar), superando a estadounidense Fred Kerley, bronce, pero no pudo con Steven Gardiner, de las Bahamas quien al final se llevó la medalla de oro. De todas maneras, meritorio el registro del hombre de Maicao y criado en Barranquilla, con 44,15 segundos.

Colombia ha participado en las justas olímpicas desde 1932 en los Ángeles, pero la primera medalla de oro en atletismo la obtuvo en Londres 2012, con Caterine Ibarguen en salto triple y repitió oro en Río de Janeiro 2016. Hay esperanzas de medallas en los 400 metros con Zambrano, quien, con apenas 21 años, ya hace historia en el atletismo mundial. Disciplina y constancia debe ser el lema de Anthony José Zambrano.

Más Noticias de esta sección

Publicidad