¿Qué pasó con?… Rubén Horacio Carra

Unión Magdalena 1.975. Parados de izquierda a derecha: Demóstenes Polo, Justo Palacios, Gustavo del Risco, Walter Moraes “Waltinho”, Hermenegildo Segrera, Eduardo Rolando Ucha. Abajo en el mismo orden: Luis Montúfar, Ignacio “Nacho” Morales, Juan José Valiente, Rubén Horacio Carra, Francisco Héctor Martiarena.

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Font Size
El exfutbolista argentino, quien vistiera la camiseta del Unión Magdalena en el año 1975, regresó a la ciudad para enseñarles a los niños de las escuelas de fútbol del barrio Pescaíto, los valores que hay que tener dentro y fuera de las canchas.

Por: Pedro Mercado Barraza
Redacción EL INFORMADOR

Iniciaba en el año 1975 una nueva temporada para el Unión Magdalena, esta vez bajo la dirección técnica del argentino Omar Lorenzo Devanni, quien recomendó la llegada de cuatro de sus compatriotas, entre ellos el volante Rubén Horacio Carra, quien arribó procedente del club Comunicaciones del fútbol gaucho.

Fue ahí cuando nació un nuevo ídolo para la afición del equipo samario, pues este volante de buen trato con el balón, garra y temperamento, enamoraba a todos aquellos que asistían al estadio Eduardo Santos.

‘El banana’, como era conocido en el mundo del fútbol, solo pudo estar una temporada en el equipo samario, jugando 45 partidos, tiempo suficiente para dejar huella en el ‘ciclón bananero’.
Pero luego de 44 años y ya con el pelo canoso, Carra regresó a la ciudad de Santa Marta para cumplir dos misiones, la primera de ellas, traer al portero del conjunto samario, Horacio Ramírez; y la otra apoyar a su amigo Carlos Vives con el programa ‘Tras la Perla’, el cual, entre otras cosas, consiste en llevar un mensaje a los niños de las 14 escuelas de fútbol que existen en el barrio Pescaíto.
Los niños del barrio Pescaíto se mostraron muy contentos, al recibir la visita de este exjugador del Unión Magdalena y hoy en día empresario y representante de futbolistas.
Los niños del barrio Pescaíto se mostraron muy contentos, al recibir la visita de este exjugador del Unión Magdalena y hoy en día empresario y representante de futbolistas.

EL INFORMADOR (EI): ¿Qué lo motivó a regresar a la ciudad?

Rubén Horacio Carra (RHC): “El regreso a Santa Marta fue por un trato que tenía con el Unión Magdalena, para traer un refuerzo, el cual fue el portero Horacio Ramírez; además de querer estar nuevamente con amigos de la época, con Pedro Sarmiento, Eduardo Dávila, con personas que en la época de jugador dejaron un cariño muy especial; y también por el cariño a esta ciudad a la cual llegué por primera vez a este país, cuando vine del fútbol argentino al colombiano”.

Su amistad con Carlos Vives

A demás de compartir cAdemás de compartir con viejos amigos, el exjugador llegó a compartir sus enseñanzas con los nuevos talentos que nacen en el norte de la ciudad.
“Tengo un compromiso con Carlos Vives, a quien estando en Buenos Aires, le dije que a la primera posibilidad que tuviera de regresar a Santa Marta lo haría para conocer su fundación. Me dejó una muy buena impresión, por todo lo que él está haciendo junto a su esposa y colaboradores, en un barrio tan tradicional como Pescaíto”, manifestó con alegría el exjugador y ahora representante de futbolistas.
Rubén Horacio Carra junto al 'Caballito' Atencio, observando la calidad de los jugadores de las escuelas de fútbol del barrio Pescaíto.
Rubén Horacio Carra junto al 'Caballito' Atencio, observando la calidad de los jugadores de las escuelas de fútbol del barrio Pescaíto.

EI: ¿Qué le viene a enseñar a los muchachos?

RHC: “Lo principal es sacarlos de las calles, para que cuenten con la posibilidad, a través del deporte, de tener una iniciativa, para que no tengan tanto tiempo de ocio, algo que le hacen mal a su edad. El fútbol, como cualquier otro deporte, es una posibilidad de vida para crecer sanamente, el fin de los chicos es querer ser como sus ídolos, ‘El Pibe’ o Falcao, yo les insisto a los chicos que, una vez que crezcan y sigan con el tema del deporte, no dejen de estudiar”.

EI ¿Cuáles son los objetivos de estas escuelas?

RHC: “Estas son escuelas de formación, las cuales no están vinculadas directamente con la competición, hay que ir lentamente para que después algunos de esos chicos se destaquen dentro del núcleo de las escuelitas y puedan dar el salto a los equipos profesionales”.

De la misma manera, Carra no quiso dejar pasar por alto el presente del club en el que algún día jugó, y compartió sus impresiones del presente ‘bananero’ y lo que considera que se debe hacer para mantenerlo en primera categoría.

EI ¿Cómo ve al Unión?

RHC: “Después de tanto tiempo de estar en la segunda división, de la que le costó mucho subir, tienen que hacer un esfuerzo muy grande los dirigentes, para hacer un equipo netamente competitivo que esté a la altura de la afición samaria, para que no tenga otros contratiempos de descenso. Se tienen los materiales, tienen un buen cuerpo técnico de una experiencia extraordinaria, con muchos años de estar en primera categoría y eso hay que saberlo aprovechar”.

De esta manera Carra regresó a la ciudad que lo hizo conocer en el fútbol colombiano, de donde salió figura y 44 años después, quería saber a qué se dedicaba.

Carra, además de jugar en el Unión, estuvo en otros equipos del fútbol profesional colombiano: Once Caldas 1977, Atlético Nacional 1978, Millonarios 1979, y Atlético Bucaramanga 1980.

                                          Carra jugó en Millonarios en el año 1979.

Una vez retirado del fútbol, Carra se dedicó a la dirección técnica, tomando las riendas del club San Telmo, en el que no le fue bien, luego se dedicó a la parte dirigencial y ya, por último, está dedicado a la representación de jugadores de fútbol.

Carra, junto a la fundación Tras la Perla, estuvo visitando las escuelas y la fundación ‘Caballito Atencio casa de Dios’. Estuvo viendo jugadores, según una de las peticiones que le hizo Carlos Vives.

Más Noticias de esta sección

Publicidad