Que el remedio sea mejor que la enfermedad

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Font Size

Pedro Sarmiento, fue contratado como entrenador del Unión Magdalena y tendrá como desafío principal mantener la categoría en las 20 cruciales fechas del campeonato de la liga, en este segundo semestre del 2019.

Por: Alberto Camilo Blanco Jiménez

En su primera aparición ante los medios locales, presentó a su asistente Juan Carlos Álvarez y al preparador físico, Gustavo Chaverra. Allí, Luis Eduardo Méndez, Presidente del Unión, confirmó a los defensores centrales: Dairín González Mosquera, zaguero colombiano de 29 años, procedente del Guabirá de Bolivia; Henry Pernía Almao, zaguero venezolano, 28 años, viene del Bucaramanga; el portero argentino Horacio Ramírez de 35 años y el delantero Jean Carlos Blanco, quien llega del Once Caldas y tiene 27 años, como las nuevas contrataciones, hasta el momento. Se esperan dos vinculaciones más, para completar las seis incorporaciones solicitadas por el nuevo estratega, terminó diciendo el Directivo.

Este es el remedio para los problemas de salud que presentó el equipo, particularmente en el cuadrangular final, donde evidenció graves errores defensivos que le costaron goleadas ante Pasto y América, en condición de local y visitante. Con Millonarios, cayó uno cero en Bogotá y empató en casa. En esta instancia jugo seis partidos de los cuales no ganó uno, obtuvo un empate y cinco derrotas, convirtió dos goles y le anotaron catorce. Este cuadro clínico, fue la prueba reina que sirvió para que un sector mayoritario de los Directivos, le solicitará la renuncia al técnico Harold Rivera. Ese fue el florero de Llorente, que determinó la salida del estratega Tolimense, porque si revisamos las 20 fechas de la primera fase, encontramos que ganó ocho, perdió seis y empató seis, anotó veinticuatro goles y le convirtieron veinticuatro. Clasificó a los cuadrangulares con 30 puntos, con la nómina más discreta del campeonato. Por estos resultados de la fase inicial me parece que debieron darle un compás de espera, pero le cobraron por ventanilla y en Euro, el traspiés en el cuadrangular semifinal.

Esperamos que el remedio sea mejor que la enfermedad, porque existen muchos ejemplos en los clubes del fútbol profesional colombiano, donde la medicina de algunos entrenadores no ha sido cura para sus quebrantos de salud, tal es el caso del connotado entrenador español, Juan Manuel Lillo, en Millonarios y Nacional en los años 2014 y 2017 respectivamente; Jorge Almirón, subcampeón de la copa libertadores en el 2017, en Nacional del 2018; Paulo Autori, campeón intercontinental de clubes con Sao Paulo frente a Liverpool en el 2005, varios títulos en Brasil y Perú, en el Nacional del 2019; y el caso más reciente de Luis Fernando Suárez en Junior. La idea central, no es señalarlos como entrenadores incompetentes, por el contrario, todos sin excepción, están altamente preparados y con notables logros en esta compleja profesión. Las dificultades que se le han presentado a mi juicio, es un problema de contextualización, qué no es otra cosa, que las categorías que identificó y resolvió Aristóteles hace más de dos mil años, al clasificarlas en tiempo, lugar, forma, sustancia, acción, posesión, relación, posición, cualidad, cantidad. Los entrenadores que han aplicado estas categorías y con el apoyo de los directivos obviamente, han sido el remedio para curar los dolores del cuerpo y hasta del alma de aquellos equipos enfermos.

Esperamos que Pedro Sarmiento haga uso de las categorías Aristotélicas y con su vasta experiencia y conocimientos pueda cumplir con este desafío de mantener la categoría del Unión. Por lo menos, en la rueda de prensa antes aludida, nos dejó una buena impresión. También es necesario decir, que el cumplimiento del objetivo, dependerá en gran medida de las nuevas contrataciones que fortalezcan líneas en el cuadro bananero, porque hasta ahora las nuevas incorporaciones no marcan una gran diferencia, del arquero, no opinó, porque no tengo elementos de juicio, conque valorarlo. Lógicamente con el respaldo en la cancha y fuera de ella, de los jugadores que siguen con el Unión.

Ojalá que la medicina sea mejor que la enfermedad. Que así sea, porque las victorias del nuevo entrenador, serán nuestros triunfos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad