Bien, Arturo. Otro samario de los buenos

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Font Size

Por: Alberto CamiloPor: Alberto CamiloBlanco Jiménez.


La noticia más importante en su carrera como entrenador la recibió en el mes de agosto del año pasado, al momento en que la Federación Colombiana de Fútbol le confirmó que dirigiría la selección de mayores, en su gira por Norteamérica en los juegos frente a Venezuela y Argentina los días 7 y 11 de septiembre, ante la renuncia de Néstor Peckerman.
Su debut fue tan notable que le aseguró la conducción del combinado patrio en los compromisos contra Estados Unidos y Costa Rica, el 11 y 16 de octubre, el primero en Tampa y el segundo en Nueva Jersey, respectivamente.

En este trascendental suceso de su vida profesional, nada tuvo que ver Arquímedes, el insigne inventor de la palanca, tampoco una predicción de origen divino o en últimas, no le llegó a través de la generación espontánea. Por el contrario, Fue un justo reconocimiento a su formación teórico-práctica, iniciada en las divisiones menores del Atlético Bucaramanga y finalizada en el instante en que reemplaza a Víctor Luna, y se expone a una prueba de fuego en las cuatro fatídicas fechas del equipo profesional del campeonato de la “A”, donde no pudo ser bombero debido a que la conflagración no tenía reversa y cayó inexorablemente al descenso en el 2008.

Fue una experiencia dolorosa, pero al fragor de ese episodio tormentoso, entendió que no tenía una responsabilidad mayúscula en el incendio del cuadro “Canario”, en la primera categoría y que para sobresalir en esta calurosa actividad tenía necesariamente que seguir capacitándose, para no terminar quemado en el intento.

Su segunda oportunidad, la realiza en el club Academia de Bogotá en el 2009, dirige en cuatro años la sub – 20 y después el onceno que participó en la primera “B”. paralelamente a su labor se sigue instruyendo en esta exigente profesión. La tercera opción, la ejecuta en el Barranquilla de la primera “B”, donde se destaca por su gran trabajo desde el 2013 hasta el 2017. Ese notable desempeño le permite al entrenador del Junior, Julio Comesaña, vincularlo como su asistente y alcanzan unos altos niveles en la producción futbolística del cuadro “Tiburón”, tras conjugar las experiencias y saberes de Julio, con los conocimientos frescos y actuales de Arturo. Con este cuarto fascículo se completa su enciclopedia como entrenador, luego de diez ininterrumpidos años de teoría y práctica, con la sudadera, el balón y los libros, que terminaron graduándolo como un entrenador competente.

No hay quinto malo, Ramón Jessurún, Presidente de Fedefútbol y Jorge Serna, Director de Desarrollo de esa entidad, teniendo en cuenta sus logros y profesionalismo, lo invitan a que se haga cargo de la selección colombiana de fútbol sub – 20 y sin pensarlo dos veces acepta esa honrosa oferta. Debuta en los Juegos Suramericanos de Cochabamba (Bolivia) en junio del 2017, allí alcanza la medalla de bronce. En julio del 2018, obtiene la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla. En el suramericano sub -20 de Chile, clasifica al mundial de Polonia, gracias a su seguridad defensiva, porque quedó en deuda en la parte ofensiva. En el Mundial, sobresalió hasta cuartos de final, donde fue eliminado por Ucrania, tras un error individual y no de funcionamiento. No llego más lejos porque entre otras cosas, Luis Sinisterra y “Cucho” Hernández, llamados a darle poder ofensivo, no respondieron a las exigencias. Arturo Reyes, no fue inferior a su responsabilidad en este certamen mundial. Ahora, sigue su ruta hacia Brasil a acompañar a Carlos Queiroz, en la Copa América.

Bien, Arturo. Siempre estudioso como lo quiso la familia, pero en el fútbol. Por ello, en Bucaramanga, te matriculaste en Comunicación Social, pero con los libros en las manos y el balón en los pies, porque se integró a la selección de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, donde tuvo la oportunidad de verlo el gran Humberto “Tucho” Ortiz, quien a sabiendas que eras un buen puntero izquierdo te llevó como defensor central al Bucaramanga, en 1992. Allí te luciste, posteriormente Junior y Huila tuvieron la feliz ocasión de disfrutar de tu seguridad defensiva, hasta el 2002, cuando cierras tu ciclo de jugador activo en el equipo donde tus inicios, nuestro amado Unión Magdalena. Bien, Arturo. Otro entrenador de los buenos de Santa Marta. -

Más Noticias de esta sección

Publicidad