11 de marzo de 1950 y 19 de abril de 1953: fechas para recordar

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Font Size
Por: Alberto Camilo Blanco Jiménez

El fútbol profesional comienza a hacerse realidad en nuestra Ciudad, en el instante en que el Jurista, José Eduardo Gnecco Correa, invita por allá en el mes de septiembre de 1950 a varias personalidades ligadas de una u otra manera a la actividad deportiva de la época, a una reunión cumbre con el objeto de crear un club de fútbol profesional. Este grandioso proyecto recibió el apoyo de los asistentes y para ejecutarlo se argumentó que estaba acondicionada la casa donde actuaría el nuevo equipo de la Dimayor, por la inauguración del estadio: Eduardo Santos, con motivo de los VI Juegos Atléticos Nacionales, realizados en esta capital en el mes enero de 1950.

Se inicia entonces, la participación de Santa Marta en el fútbol profesional colombiano, con el Deportivo Samario. La parte administrativa de este incipiente Club, estuvo representada por Lázaro Riascos Vives, quien oficiaba como Gerente y el componente deportivo estuvo encabezado por el insigne entrenador: Moisés Ponce Lozano. Después de varios juegos preparatorios aparece oficialmente en el rentado nacional el 11 de marzo de 1951, con derrota de 2 goles por 3 ante el América. En sus filas aparecieron los argentinos Ángel Botta y Rómulo Barrios y los húngaros Torock, Negresku, Hankel, Samu y Marick, además de los Samarios Rubén Rocha, Alipio Ortiz, “El maestro” Pérez, Orlando Granados, Felipe Fernández y Antonio Carrasquilla, entre otros. Es necesario mencionar a Eduardo Dávila Riascos, porque fue determinante en la conformación de este club profesional.

Este grandioso proyecto, por los altos costos de funcionamiento y la frondosa nómina de jugadores Nacionales y extranjeros y para colmo de males, los pocos ingresos económicos, llevaron al recién nacido Club, a una crisis financiera inmanejable que inevitablemente ocasionó la terminación de este magno proyecto, llamado Deportivo Samario. En el escaparate de los recuerdos quedaron colgados la camiseta blanca y azul que simboliza los insignes colores de nuestra bandera, su escudo con el símbolo del banano y todo un sentimiento de sus fieles seguidores, al final del año de 1952.

Afortunadamente, los poderes políticos, el comercio local, la compañía frutera de Sevilla y distinguidas personalidades del Deporte Samario y del Magdalena, unieron fuerzas, para buscar recursos económicos que permitieran superar el grave problema presupuestal y resurgió de las cenizas del Samario como el ave fénix el nuevo equipo de Santa Marta.

Entonces, se crea una nueva razón social, llamada Unión Magdalena. Con el fin de hacer realidad este nuevo proyecto deportivo, Lázaro Riascos Vives, en calidad de miembro de esa Junta Directiva, cita el día 9 de Diciembre de 1952 a José María Riveira Daza, Alcalde de Santa Marta, a Alfonso Campo Murcia, José Benito Vives de Andreis, José Lacouture Dangond, Alfredo Riascos Labarces, José Ignacio Vives Echeverría, José Antonio Sánchez, Joaquín Pereira Abello, Abelardo Barrial, Mr. Strange, de la United Fruit Company, Rafael Fuentes Diago, Eduardo Dávila Riascos, Manuel Noguera, Juan Díaz Granados, con el propósito de sentar las bases financieras y administrativa del nuevo Club profesional, como quedó escrito en el acta de la citada asamblea y firmada por todos los que en ella intervinieron y suscrita obviamente por el gerente de la época, Carlos Bernier, en aquel memorable 9 de Diciembre de 1952.

Es pertinente traer a cuento también en esta creación del Unión, a Rafael Campo Murcia, José Eduardo Gnecco Correa, Francisco Fuentes Diago y José María Serna. Todos los distinguidos señores mencionados anteriormente, le dieron la segunda oportunidad a Santa Marta y al Magdalena de continuar en la élite del balompié colombiano, ahora con la camiseta azul y roja del Magdalena, para darle un sentido más Departamental al equipo.

Al año siguiente, reaparece el nuevo equipo de Santa Marta, es decir, en 1953, bajo la conducción técnica del Argentino Guillermo Perazzo, teniendo como base a los jugadores de la tierra que actuaron el año anterior con el Deportivo Samario, más otros refuerzos extranjeros.

El equipo debutó exactamente el 19 de abril de 1953 ante Pereira, en la “Perla del Otún”, juego que concluyo 4 por 2 a favor del local. Esta fecha se tiene en cuenta como el inicio de la historia del Unión en la Dimayor. Sobreviven de esta metamorfosis del Deportivo Samario al Unión Magdalena, Felipe Fernández, en el barrio Manzanares y Américo Jiménez, en el sector de los Naranjos. La afición Samaria con la pasión de siempre celebró la continuidad del profesionalismo, en la “Perla de América”.

Desde ese tiempo descrito hasta hoy, el “Ciclón”, ha sido el centro de atención en la conciencia deportiva de los Samarios y Magdalenenses, en los 66 años de existencia de este sentimiento llamado Unión Magdalena en el rentado Nacional, a excepción de los años 1955, 1958, 1961, 1962, donde el equipo estuvo al margen de la competencia por razones económicas.

El pasado 19 de abril, luego de 13 años en la categoría de la “B”, Unión Magdalena celebró sus 66 años, en el fútbol de “A”. Esperamos seguir partiendo “la torta”, en la élite del rentado Nacional, por la historia de Santa Marta, como “Cuna” del balompié Nacional, por la grandeza del futbolista Samario, la tradición de la afición Samaria y la trayectoria profesional del “aguerrido” Unión Magdalena

Más Noticias de esta sección

Publicidad