La Cancha del Sur sigue esperando el cambio

Su estado es deplorable

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Font Size
La tradicional cancha ubicada en el barrio Maria Eugenia es una de las últimas polvorientas que quedan en la ciudad, la cual se deteriora poco a poco sin que la administración local haga algo por rescatarla del abandono en la que ha estado sumida desde hace más de una década.

El escenario deportivo del sur de la ciudad, es una de las canchas que ha sobrevivido pese al abandono de los gobernantes de turno, además de muchas problemáticas sociales que rodean su entorno a diario, interrumpiendo la libre práctica de los jóvenes deportistas.

Su polvoriento terreno de juego no ha cambiado desde hace más de cuatro décadas en que fue construida para la entretención y práctica del fútbol de los moradores de los distintos barrios del sur de la ciudad.

Los habitantes de esta zona de la ciudad recuerdan los vibrantes partidos de la primera C, apoyando a los clubes ‘Chalares’ y Las Américas los días sábado, eran el plan perfecto.

Irse un domingo por la mañana a ver jugar al maestro Alfredo Arango ya en su retiro como profesional era el plan familiar de muchos en Santa Marta, pero esto ya poco se da, el deterioro físico ha venido en los últimos años con el deterioro social.

Se está cayendo a pedazos

Sus tribunas, enrejados camerinos, arcos y baños, se encuentran deteriorados, es por esos que moradores, líderes sociales y deportistas piden a gritos una pronta remodelación.

El techo de la gradería se está cayendo

En todo un peligro se ha convertido el techo de zinc de la única gradería con la que cuenta, ya que esta se ha venido destruyendo por las fuertes brisas que azotan la ciudad en algunas temporadas.

Cuentan los deportistas que practicar el fútbol se ha vuelto arriesgado, pues el techo no es seguro, por lo que se puede caer en cualquier momento, provocando un accidente.

“Cada vez que hay temporadas donde la brisa sopla fuerte, las láminas se levantan, poco a poco se han venido destruyendo, esas que se encuentran destruidas ya tienen varios años así y nadie se ha preocupado por hacer algo”, expresó un morador del sector que pide a la administración local poner sus ojos en estas que es una de las canchas de fútbol más antiguas con que cuenta la ciudad de Santa Marta.

Hace años que no le hacen mantenimiento

Denuncian algunos líderes políticos del sur de este sector, que la última vez que este escenario recibió algún mantenimiento fue en el año 2017, previo a la realización de los Juegos Bolivarianos que se llevaron a cabo en esta ciudad. En aquella ocasión, sus fachada fue pintada con los colores alusivos al logo que presentó la sede para esas justas, pero desde ese entonces, los colores se han desgastado, y de esos tres colores ya queda poco, pues con el pasar de los tiempos se ha borrado y solo queda a la vista la pared destruida y deteriorada.

Hay inseguridad en los alrededores

La cancha es el reflejo de la situación que vive esa zona del sur conformada por los barrios Maria Eugenia, Las Américas, Primero de Mayo y Corea, cuya descomposición social ha generado una ola de inseguridad.

Y la cancha del sur no ha estado ajena a eso, pues son sus alrededores los más inseguros de ese sector.

Cuentan que algunos delincuentes cometen sus fechorías y luego corren a esconderse en la oscuridad de la cancha, ya que no cuenta con la iluminación, lo que hace más fácil los robos.

Con todas estas problemáticas que rodean este histórico escenario deportivo, los moradores y los deportistas hacen el llamado urgente a la administración distrital para que se dé una pronta recuperación, tal cual como se hizo en canchas como la Ciudadela.

En cuanto al tema de inseguridad y consumo de drogas, piden la intervención de las autoridades para que haya mejor vigilancia en los alrededores, asimismo, programas de resocialización para que estos consumidores en su mayoría jóvenes tengan otra oportunidad y se reintegren a la sociedad como personas de bien.

La drogadicción es un problema visible

Pero el deterioro no es el único problema, pues la inseguridad y la drogadicción que se vive en sus alrededores es lo que más preocupa a los moradores.

La venta y consumo de drogas en sus alrededores y tribunas va en aumento, cuentan las personas que a diario practican el fútbol en esta cancha, que los adictos han escogido esta zona para su consumo por la poca vigilancia policiva del sector.

“El consumo se hace en frente de los niños, adolescentes y adultos, cuando hacen sus prácticas, estos señores no respetan y hasta se han presentado robos, ellos sean venido llevando las poquitas cosas con que cuenta la cancha, como las barras donde se ejercitaban los muchachos”, expresó el residente que no quiso revelar su nombre por precaución. 

Más Noticias de esta sección

Publicidad