1979 – 2019: 40 años de otra oportunidad.

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Font Size
POR: ALBERTO CAMILO BLANCO JIMÉNEZ

Esta segunda oportunidad de un nuevo título para el Unión Magdalena, comenzó a gestarse con el entrenador Paraguayo César López Fretes, en 1976, tras vincular a la mayoría de jugadores Samarios que habían obtenido el Campeonato Nacional en nuestra Ciudad en 1975, como lo fueron: Roberto Arias, José Dewney, José Luis Ceballos, Wilfrido Vargas, Carlos “Caliche” Vergara, Luis “Chicho” Pérez, Rolando Mozo, Didì Valderrama, Carlos Montenegro, Gabriel “Papi” Gómez, Radamel García, entre otros. Ellos se constituyeron en la base criolla, que articulados con refuerzos Nacionales e internacionales, permitieron armar un equipo altamente competitivo en ese año.

Otro que continuó con la construcción de un gran equipo fue el técnico Francisco “Pancho” Hormàzabal, quien dirigió la Selección Chilena, en las eliminatorias al mundial de Inglaterra 66, ante Ecuador y Colombia.

Él, justamente, entrena y fortalece al cuadro Samario durante los años de 1977 y 1978, con el apoyo en la parte física de Jorge Luis Pinto y con esa excelente labor, se consolidan varios jugadores Samarios como Rolando Tovar, Oswaldo Redondo, Eduardo Carrillo, Alberto “Chocó” González, al lado Gustavo “Piña” Mendoza, Lenis Fallace y Rafael “Watité” Gómez, quienes tenían cierto recorrido en el profesionalismo. Este equipo del 78, utilizaba esta nomina regularmente: Roberto Vasco, Edison González, Alfonso Cardona, Justo Palacio y Roberto Arias; Omar Alfredo Galván, Sergio “El flaco” Cierra, “El Maestro” Alfredo Arango, Didí Valderrama, Wilfrido Vargas y Carlos “la Goma” Vidal. 4 – 3- 3, Jugaba ese onceno de “Pancho” Hormázabal.

Es obligatorio mencionar por sus cualidades a Hermenegildo Segrera, Maximiliano Robles, Eduardo Carrillo, quienes también hacían parte de ese buen onceno. Finalmente, “Pancho” Hormázabal, concluye su contrato y deja una buena base de jugadores mayoritariamente Samarios, apoyados de excelentes refuerzos. Fueron privilegiados los aficionados que tuvieron la feliz ocasión de ver el talento de Arango, el desborde de Didí, los tiros libre de Cierra, la clase defensiva de Justo, la dinámica de Galván, los ataques de la “Goma” y pare de contar. Para la siguiente temporada, estos deportistas marcarían una notable diferencia en el campeonato Profesional.

Fruto de los procesos anteriormente descritos, con el entrenador Perfecto Rodríguez, se alcanza el esplendor de esta generación deportiva, al llegar a la final del futbol profesional colombiano. Unión clasifica a la fase semifinal y queda ubicado en el grupo A, donde clasifica de primero y segundo Santa Fe. Deportivo Cali y Once Caldas quedan eliminados. En el cuadrangular final, le tocó abrir con América en Barranquilla, porque la plaza fue suspendida debido al mal comportamiento de algunos aficionados en el partido de la semifinal entre Unión y Santa fe.

El juego en la capital del Atlántico termina empatado a cero goles. En el segundo encuentro le gana a Junior en condición de visitante dos goles por uno y concluye la primera vuelta al golear a Santa fe tres por cero en el Eduardo Santos.

En la segunda ronda, cae en Bogotá ante Santa fe dos por cero, derrota cuatro goles a uno al Junior en Santa Marta. A estas alturas de esta fase final, Unión es líder y en el encuentro definitivo ante América aquel 19 de Diciembre, cae derrotado dos goles por cero y pierde la segunda oportunidad de darle otra estrella al escudo Samario. Solo nos queda la satisfacción inmensa en el alma de aquel inolvidable equipo de Gasparoni, Arias, Berdugo, Ceballos, Viloria, Galván, Carballo, Serrano, “Chicho” Pérez, “El Maestro” Arango, el genial Didí, Serrano, y otras figuras como “Chocó” González, Claudio Rodríguez, Horacio René Ibáñez, Pedro Britto, Oswaldo Redondo, Rolando Tovar, entre otros. Jamás olvidaremos esta enorme campaña que le sirvió para aspirar a una segunda oportunidad de otro título para la Ciudad. A los casi 40 años de esta importante temporada, traemos a cuento este episodio del 79, para significar que el Unión, no siempre ha sido un convidado de piedras en el torneo profesional.

Más Noticias de esta sección

Publicidad