En medio de la tristeza del descenso, hinchas recordaron aquel 1968

Aquel equipo campón del fútbol colombiano en el año 1968 que celebraba el título en las calles de la ciudad.

Sopla Ciclón
Tamaño Letra
  • Font Size
Tras un nuevo fracaso y un futuro incierto, a los hinchas ‘bananeros’ no les queda de otra que vivir de aquellos tiempos cuando todo era felicidad.

Como queriendo olvidar el presente triste por el que atraviesa el Unión Magdalena, sus hinchas celebraron ayer el aniversario 51 de aquel título de la liga colombiana de 1968, fecha en la que el fútbol samario conmemora su logro más importante.

De aquella victoria sobre el Deportivo Cali en el hoy abandonado estadio Eduardo Santos, los samarios jamás se van a olvidar, es una historia que vivió esa generación y que con orgullo se la contaron a sus hijos y nietos. Era un equipo con jugadores que sentían el amor por la camiseta, un equipo que hacia vibrar al público y temer al rival, muy distinto a los jugadores mediocres e indisciplinados de esta temporada 2019.

Y es que ir a ver jugar al Unión Magdalena de aquel 1968 era un gran espectáculo; jugadores como Wilson Baratta “Pipico”, Eugenio Samaniego, Alfredo Arango, José Quiñones, Justo Ramón Sayas, Obdulio Torres, Manuel Manjarrés, Aurelio Palacios, Pedro Vásquez, Pablo Huguett y Leandro “Odacyr” López deleitaban a los seguidores del ‘ciclón bananero’ con sus jugadas, con su garra y el amor por la camiseta, todo bajo la dirección técnica de Antonio Julio De la Hoz.

La historia del titulo

Aquel jueves 12 de diciembre en un espectacular partido, la ‘garra samaria’ se hizo sentir en la ciudad de Cali y con gol de Aurelio Palacios a los 58’ minutos, Unión vencía 0-1 en el primer partido de la final.

El domingo 15 para el partido de revancha la fiesta era en Santa Marta fue un partido de mucho vértigo, el Deportivo Cali mostró su gran poderío y se fue en ventaja por 2-0 (Iroldo a los 2’ y Ramírez Gallego a los 27’). Así terminó el primer tiempo.

Pero para la segunda parte, el orgullo samario impulsado por la afición que asistió al Eduardo Santos salió dispuesto a todo y consigue el primer gol por intermedio de Raúl Peñaranda a los 55’ minutos. Gracias a la entereza, garra y deseos llegó el gol del empate cuando solo restaban 4’ minutos por intermedio de Ramón “Moncho” Rodríguez.

Ya no había nada que hacer, el Cali no tenía tiempo, la afición se metió a la cancha y el árbitro decreta la finalización del partido. ¡Magdalena Campeón! Un logro que hoy en día y pese a que ya han pasado más de cinco décadas, aun sirve para que esta sufrida afición lo tenga como consuelo en medio de las frustraciones y tristeza que deja un nuevo descenso.

Más Noticias de esta sección

Publicidad