Llegan como buenos y se van como malos

Deportes - Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Camilo Blanco Jiménez

Alberto Camilo Blanco Jiménez

Columna: Al blanco con blanco 

e-mail: albertocamiloblanco@gmail.com

Harold Rivera el anterior entrenador del Unión Magdalena, salió como malo y llegó Pedro Sarmiento como bueno, ahora este último se fue como malo y llega Carlos Silva Socarrás como bueno.

Por: Alberto CamiloBlanco Jiménez
Bajo ese estribillo de una famosa canción de la Fania,” de quítate tú, pa´ponerme yo” ya van nueve técnicos en once fechas del presente campeonato, que se han ido por no dar resultados positivos en sus cargos, salvo Alexis García, que se marchó de manera voluntaria del Deportivo Pasto. Sobre los hombros de ellos, los Directivos de los clubes, en gran medida fundamentan el bajo rendimiento, de tal suerte que, la solución es despedirlos por ser los directos responsables de todos los males del equipo. Estos desacertados procederes de los dirigentes, en muchas oportunidades sirve de cortina de humo para ocultar las debilidades estructurales del componente financiero, de gestión, de ejecución y de divisiones menores para formar jugadores y promoverlos y sostenerlos en la medida de las posibilidades en las categorías mayores. En resumidas cuentas, la culpa fue del entrenador, por eso se va como malo y la parte administrativa, sale libre de responsabilidades de los pésimos desempeños en el torneo. Traen un entrenador como bueno, pero siguen descuidando el trascendental papel de la parte administrativa en el engrandecimiento deportivo del club en el balompié colombiano.

Traemos a cuento, la anterior afirmación para señalar que no toda la culpa es de los entrenadores, también los directivos tienen iguales o mayores responsabilidades en los fracasos. Por ejemplo, al traer en la mitad del presente año a Pedro Sarmiento, cuando Harold Rivera que asumió la conducción técnica desde octubre del 2017, pudo armar una buena nómina que al final ascendió en el 2018, después de muchos años en la categoría “B”. Además, clasificó a las cuadrangulares semifinales con 30 puntos y distanciándolo de los dos últimos de la tabla del promedio. Aparte del grandioso respaldo administrativo a la cabeza del Dr. Luis Eduardo Méndez Bustos. Infortunadamente, ese proceso no tuvo un buen final, al ser despedido Rivera y tiempo después Méndez, dio un paso al costado. El remedio resultó ser peor que la enfermedad, porque en la era de Sarmiento el equipo se vino a menos, quedando en el filo de la navaja de la tabla del descenso. El estratega Antioqueño, a pesar de su experiencia y el apoyo hasta última hora de un alto directivo “Bananero”, no tuvo una línea ascendente de producción, por tal circunstancia hizo modificaciones de jugadores y de posiciones que no mejoraron el desempeño del onceno Samario y para colmo de males las dos derrotas en los minutos finales ante Junior y Cúcuta, hicieron insostenible la continuidad de Sarmiento.

Llega Carlos Silva Socarrás como bueno y esperamos que siga como bueno. Conjuga preparación y experiencia, además del conocimiento del grupo de manera real, porque ha permanecido muy cerca de los entrenamientos como director de las divisiones menores. Tiene todo el apoyo de los medios de comunicación de la ciudad, de los directivos que en la pasada rueda de prensa le expresaron su total respaldo y de la afición Samaria. Su nombramiento genera un segundo aire emocional de entrada en el equipo, que en esa parte estaba alicaído por el ambiente perdedor de los recientes juegos. Era el técnico más indicado para tomar las riendas, en estos momentos aciagos, debido reitero, a que no va a conducir de acuerdos a las señales que le aparezcan en la vía, sino que tiene su hoja de ruta definida, porque conoce el camino, entonces sabe para dónde va, a mantener al Unión en la “A”. Éxitos Profe Silva.

Más Noticias de esta sección

Publicidad